PSIQUE... blog

  • : El blog de "PSIQUE": Proyecto de Psicología Integral
  • El blog de
  • : Blog del proyecto "PSIQUE", en el que se encontrarán los artículos publicados por su fundador y colaboradores, referentes a los campos de acción de dicho proyecto: relaciones familiares, sociedad, autoestima, y en resumen, todo aquello que sea de incumbencia a la psicología.
  • Recomendar este blog
  • Volver a la página principal

Todos los artículos

Calendario

November 2014
M T W T F S S
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
             
<< < > >>

Recomiéndanos

Sunday 4 october 7 04 /10 /Oct 07:01

LA TIERRA ESTÁ ENFERMA Y PIDE TU AYUDA

Por: Enrique Viveros Grimaldo

 

Hace unos días nuestra conocida Tierra pidió entrevistarse con uno de nosotros para hablar de la frágil relación que tenemos hoy día nosotros los humanos con ella. Nos pidió exclusivamente que fuera enviado un niño a hacer la entrevista, pues dice que mucho ha hablado con los adultos y aún no hacen caso, y tiene la confianza de que nosotros, los niños, seremos quienes le ayudemos a salir adelante. Fui yo, el niño conocido como “Bolín” de 7 años de edad quien, en representación de todos los niños y niñas del planeta, acudí a su llamado, y esto es lo que nuestra Tierra me dijo, tal cual cómo sucedieron las cosas:

Bolín: ¡¡Que gusto saludarte Tierra!! ¿Cómo estás?

Tierra: En realidad, no me encuentro bien y mi situación es peor cada día, es por eso que te llamé, y esperó que tú te encargues de informar a todos los niños de mi situación.

Bolín: Pero, ¿qué es lo que te pasa Tierra? Acaso te hemos hecho algo malo.

Tierra: En realidad sí, y son muchas las cosas que me han hecho, principalmente sus padres y abuelos, y lo que más me sorprende, es que ahora también ustedes, los niños, en quienes tanto confiaba, me están dañando.

Bolín: ¿Pero cómo es que te hemos lastimado tanto?

Tierra: Me han enfermado de una cantidad impresionante y diversa de enfermedades, y yo he tratado de contenerme pero ya no puedo más, creo que estoy por perder todas mis energías…

Bolín: Espera amiga, ¿por qué dices eso?

Tierra: Porque durante años les he hecho ver que me siento mal con lo que me hacen, he tratado de advertirles de diferentes formas pero no entienden… Yo siempre los he consentido, les doy lo mejor de mí: lagos, bosques, selvas, y los más hermosos paisajes que pudieran imaginarse, les proveo de agua, alimento y aire puro para que puedan vivir como reyes, y ustedes se encargan de destrozar todo eso, y encima de ello, hacerme daño de mil y un formas posibles.

Bolín: Pero yo sólo soy un niño, y apenas tengo 7 años, ¿cómo puede perjudicarte lo que yo hago?

Tierra: Ahí es donde está el problema pequeño Bolín, y es por eso que quiero comunicarme con niños como tú. Tus padres y abuelos, incluso tus tatara tatara abuelos pensaban igual que tú hasta ahora, creían que ellos no eran capaces de hacerme daño con sus actos, que yo era apto para soportarlo todo, que sus juegos y descuidos nunca lograrían hacer en mí ni cosquillas, y estaban muy equivocados. Su falta de consideración me ha enfermado. Yo siempre los había procurado y había tratado de que vivieran felices en un ambiente agradable, pero cada día me es más difícil seguir haciéndolo.

Bolín: Pero aún no me has contestado, ¿Cómo yo, un niño de 7 años pudo haberte enfermado?

Tierra: No Bolín, ustedes no me han enfermado, pero sí han agravado mi situación. Años de descuido de la humanidad me han infectado a un punto tal, que casi es irreversible mi daño, y sé que ustedes los niños no son los responsables directos de esta situación, pero muchos de ustedes ayudan a que esto se siga agravando. Cuando compras un dulce y tiras el empaque en mi superficie, cuando juegas con el agua y desperdicias lo que tanto trabajo me cuesta darte, cuando pides que te lleven y traigan en auto a la escuela y cuando permites a tus padres hacer otras muchas actividades que bien sabes que me perjudican estás colaborando con mi fin.

Bolín: Tienes razón Tierra, no me había dado cuenta de eso; pero dime, ¿qué puedo hacer yo por ti?, o lo que es más, ¿qué podemos hacer todos los niños por ti?

Tierra: Eso es justo por lo que te llamé Bolín. Porque sé que ustedes los niños son más conscientes de la situación y están completamente dispuestos a ayudarme, porque ustedes son los que, de no detener esta masacre en contra mía, sufrirán conmigo los graves daños de mis múltiples enfermedades, y porque confío plenamente en que ustedes me ayudarán a hacer entender a sus padres las consecuencias que pueden acarrear sus descuidos, y esa es de hecho su principal tarea, ayudar a sus padres a darse cuenta de mi enfermedad, y de la necesidad de ayudarme. Seguramente te preguntarás cómo hacer eso ¿Verdad Bolín?

Bolín: Si Tierra, dime por favor…

Tierra: Sencillo, empieza por hacer actividades que me protejan, que cuiden mi salud… Puedes ahorrar agua tanto en el inodoro como cuando lavas el auto o el patio con tus papás; y separar la basura en orgánica e inorgánica; ahora que va a ser Navidad, dile a tus papis que no compren un árbol de verdad; no permitas que maten animales o corten árboles sólo por gusto, por el contrario, invítalos a plantar árboles contigo; trata de caminar más o usar bicicleta en lugar del automóvil; no uses de manera exagerada la secadora de ropa; ah, y por supuesto, platica con tus padres y amigos sobre esto y busquen juntos nuevas y variadas formas de ayudarme, yo sé que los niños de ahora son muy inteligentes y encontraran métodos que ni yo imaginaba para ayudarme.

Bolín: ¡¡¡Que buenas ideas Tierra!!! ¿Y cómo sabremos que te está sirviendo nuestra ayuda?

Tierra: Buena pregunta Bolín, pues mira: Tú has notado que mi temperatura es muy variada, que mis océanos están infectados, y que mis animales y plantas cada vez son menos, entre muchas otras cosas; si todos ustedes se unen y me ayudan, poco a poco podré ir recobrando mi salud, y mejorará el ambiente natural que te rodea, esa es la forma más sencilla para que te des cuenta de que tu ayuda está funcionando, y no te desesperes si eso no llega tan pronto como imaginas, porque me llevaré un tiempo en recuperarme, sólo te pido que seas persistente y tengas paciencia, lo harás, ¿verdad Bolín?

Bolín: ……

Tierra: ¿Me escuchaste Bolín?

Bolín: ……

Tierra: ¡Tierra llamando a Bolín! … ¡¡¡¡Boliiiín!!!!

Bolín: Perdón amiga, ya me tengo que ir..

Tierra: ¿Pero cómo?

Bolín: Es que tengo que ir a ver a mis amigos, y tengo que preparar muchas cosas para empezar a ayudarte, y tengo que decírselo a mis papás, y tengo…

Tierra: Muy bien Bolín, no te preocupes, te agradezco tu interés y el de todos tus amigos, no olvides que tenemos un pacto y es muy importante que lo sigas. Cuídate y cuídame, que yo cuidaré y procuraré de ti y todos tus seres queridos. ¡Hasta Pronto Bolín!

Bolín: ¡¡¡Hasta siempre amiga Tierra!!!

 

 

 

Por Enrique Viveros Grimaldo - Publicado en: Educación y Familia
Escribir un comentario - Ver los 2 comentarios
Wednesday 15 april 3 15 /04 /Abr 02:30

¡QUÉ PADRE ES SER PADRE!

Por: Enrique Viveros Grimaldo


Se acerca el día del niño, y ésta fecha nos ofrece una excelente oportunidad para reflexionar un poco, especialmente en cuanto al trato y guía que se le da a los hijos.

       Primero que nada, hay que tener bien claro que no se necesita ser padre de decenas de hijos para conocer el "camino" correcto respecto de la educación de los mismos, ni es un conocimiento que se otorgue únicamente a algunos privilegiados, sino más bien, lo que hay que entender es que no existe un único y exclusivo "camino" hacia la "excelencia" paternal, y que seremos nosotros (padres e hijos en conjunto) quienes crearemos las mejores y más armoniosas formas de relacionarnos, basados en la convivencia, la situación, la edad del (los) hijos, y especialmente, en el día a día.

       Así pues, no nos queda más que compartir nuestras experiencias con los demás buscando encontrar puntos en común, pero sin forzar a una familia a entrar a un régimen que no se adecúa a ella sólo porque a otro le ha funcionado, hay que recordar en todo momento las enormes diferencias que existen entre una familia y otra, y más aún, entre una persona y otra. Por lo tanto, los especialistas sólo podrán hacer generalizaciones más o menos útiles para todos los padres, que orienten y propongan estrategias aplicables al cuidado y crianza ideal de los hijos. A continuación presento algunas que, desde mi perspectiva y mi experiencia pueden resultarle muy útiles:

       *Sea un buen modelo para su hijo: Recuerde que usted es la figura más importante para su hijo, y que él (ella) se empeñará en ser lo más parecido a su ídolo, sino sólo recuerde la ropa que le pidió para vestir igual que usted o la frase que repitió después de haberla oído de su boca.

       *Supervise e interésese por sus actividades: Es importante que se mantenga informado de lo que hace y lo que le gusta a sus hijos (sin negarles la libertad que por derecho les corresponde), eso le dará un mayor margen de intervención en caso de ser necesaria; recuerde que la mejor forma de cuidar de los hijos es previniendo conductas inadecuadas.

       *Mantenga una buena comunicación con sus hijos: La comunicación alimentará otros tantos factores deseables en su relación con su hijo, tales como la confianza, el respeto, etc., además de que le permitirá vivir y disfrutar plenamente la convivencia en familia.

       *Enseñe y fomente valores en su hijo: Aproveche cada oportunidad que tenga, una plática, un juego hasta la hora de la comida para fomentar valores en su hijo, especialmente si se presenta una situación a manera de ejemplo para hacerlo, y recuerde siempre predicar con el ejemplo.

       *Discipline democráticamente: En los primeros años de edad de sus hijos, usted será el encargado de poner las reglas, sin embargo, conforme ellos vayan creciendo, será necesario ser más flexible y permitir que participen en la elección de reglas y sanciones, ello permitirá que haya mayor comprensión entre las partes, y al mismo tiempo los comprometerá más en el cumplimiento de las mismas.

Y sobre todo...

     * JUEGUE, DIVIÉRTASE, Y SEA TAN FELIZ COMO QUIERE QUE LO SEAN SUS HIJOS. RECUERDE QUE SER PADRE NO ES UNA OBLIGACIÓN O UN COMPROMISO, SINO MÁS BIEN, ES UN PRIVILEGIO ÚNICO DE ÉSTA VIDA... ¡SER PADRE, ES MUY PADRE!.

Por Enrique Viveros Grimaldo - Publicado en: Educación y Familia
Escribir un comentario - Ver los 2 comentarios
Wednesday 15 april 3 15 /04 /Abr 02:20

 

RELIGIÓN: ¿FUENTE DE DISCRIMINACIÓN FEMENINA?

 

Por: Enrique Viveros Grimaldo

 

"La Biblia y la Iglesia han sido los mayores obstáculos en el camino de la emancipación de la mujer."

Elizabeth Cady Stanton

 

 

 

 


 
 
La discriminación de la mujer es un problema que afecta todas las áreas de la existencia humana, por lo que abordarlo directamente sería cuestión de un extenso estudio, es por ello que he decido abordar el tema desde la perspectiva de una de las instituciones más importantes en la vida del humano: la religión.

Es bien sabido que las actitudes y comportamiento de todo individuo se ven indudablemente influenciadas por sus creencias, y que estas a su vez están en gran parte definidas por las creencias dogmáticas que se poseen, siendo estas la mayoría de las veces “irrefutables”, transmitidas de una generación a otra e instancias que ejercen control. Quisiera hacer hincapié en este último aspecto, para lo cual es importante tener en cuenta lo que Foucalt pensaba al respecto:

“El poder es una acción sobre las acciones de los otros, sean éstas acciones presentes, eventuales o futuras(…)es una relación en la cual unos guían y conducen las acciones de otros, es decir que el poder no sólo reprime, sino también induce, seduce, facilita, dificulta, amplía, limita y hasta puede prohibir[i]…”

 
Y que mejor ejemplo de lo que decía Foucalt que la fe dogmática, creada (como institución religiosa) con el objeto de guiar y conducir las acciones de la humanidad, prohibiendo gran cantidad de prácticas aparentemente “perjudiciales” para el desarrollo de los individuos en sociedad, siendo el papel de la mujer el más impedido en la mayoría de los casos. Además, la religión es, desde mi perspectiva, la principal y perfecta instancia de poder, ya que prevé el control de las acciones tanto presentes, como eventuales y futuras. 

            Antes de entrar de lleno al análisis de las posiciones filosóficas de las principales religiones actuales respecto de la mujer, me parece importante realizar una pequeña reseña histórica de lo transmitido por las religiones de las culturas más influyentes de todos los tiempos, y que sin duda, siguen siendo base de casi toda creencia dogmática actual.

            Los egipcios, a pesar de que tomaron buena parte de sus mitos y leyendas de cultos paganos aún más antiguos, son, por decirlo de alguna manera, la primera cultura en establecer la religión como institución dominante y controladora del pueblo (o por lo menos la primera documentada científicamente). La mujer ocupaba un puesto activo tanto en sus ritos como en su mitología. Es así como nos encontramos a una Isis venerada a lo largo de todo el valle del Nilo por su fuerza para curar el mal, una Hathor diosa del amor, de la alegría, la danza y las artes musicales, y otras muchas diosas como Sejmet, Bastet, Heket, Neftis, entre otras, que regularmente se encontraban repletas de cualidades, pero que sin embargo en muchas ocasiones hacían las veces de complemento a los poderes de los dioses varones. Estas mismas características divinas eran transferidas a la existencia terrenal, pero a diferencia de otras culturas posteriores, en la egipcia, las mujeres podían ocupar altos cargos religiosos como el de sacerdotisa, bailarinas o cantantes del templo. Ahí que tener presente también, que la figura del Faraón era considerada como la de una encarnación divina, y que existe registro de por lo menos tres Faraonas del imperio egipcio (Sebeknefrura, Hatshepsunt, Tausret y la misma Cleopatra, que dicho sea de paso, aparecieron en las dinastías más sobresalientes del antiguo egipto), no obstante con el correr de los años y la desvalorización de la mujer por otros imperios, se ocultó información que confirmara el empoderamiento de algunas de dichas reinas (por ejemplo, el reinado de Hatchepsunt fue “transmitido” al de su sucesor Tutmes III)[ii].

            En el imperio Griego, famoso por sus amplias tradiciones y mitos religiosos posteriormente heredados casi íntegros a los Romanos, en los que podemos encontrar también una buena cantidad de diosas, que a diferencia de las egipcias, son modelos más acabados que reflejan los roles de la mujer actual, es decir, sus cualidades son muy relacionadas a “características” desde entonces consideradas como femeninas, como la castidad (Artemisa), la belleza y el amor (Afrodita), la fecundidad (Démeter), e incluso las virtudes domésticas (Hestia). Sin embargo, otras deidades y creaciones mitológicas greco-romanas poseen rasgos negativos como venganza (Némesis), castigo (Furias o Erinias), sexualidad insaciable (Ninfas), protectoras del infierno (Parcas), y las famosas monstruos que convertían en piedra a quienes las miraban (Gorgonas, 3 hermanas entre las que se encontraba Medusa). En estos imperios la mujer era considerada inferior al hombre, por lo que no ocupaba ningún cargo religioso, de hecho algunos historiadores dicen que solo salían de sus hogares para traer agua o visitar otra mujer, y estaba sometida a su padre y posteriormente a su marido. [iii]

            A mi parecer, y según las resumidas evidencias que he mostrado, es justo el Imperio Greco-Romano, el de mayor duración y extensión a través de la historia, el que se encarga de propagar la discriminación a la mujer, influenciado en gran medida por la de-construcción[iv] dogmática realizada por algunos de ellos (muy probablemente hombres) y para beneficio de ellos.

            Con el paso de los años, y tras la aparición de la cristiandad como nueva ideología de vida, la postura social de la mujer se ha mantenido casi constante, variando apenas en los últimos años. Sin embargo, dado que las religiones son más variadas en oriente, la discriminación de género también se torna bastante diferente, por no decir extrema.

            Dado que el objetivo del presente ensayo no es ahondar en el estudio de las diferentes religiones a través del mundo, he decidido hacer solo un breve análisis de la situación discriminatoria en oriente, basándome en la religión más extendida en ese lado del globo terráqueo: El Hinduismo. Para finalizar con un estudio más pormenorizado de la postura cristiana ante el tema, diversificando un poco entre las principales ideas de las tantas corrientes de dicha ideología.

            El hinduismo, en las leyes de Manú (texto importante de la ley hindú y de la sociedad antigua de la India), exhorta a la mujer a mantenerse permanentemente dependiente de otros: Durante su infancia, una mujer tiene que depender de su padre; durante su juventud, de su marido; si ha muerto su marido, de sus hijos; si no tiene hijos, de los parientes próximos de su marido y, en su defecto, de los de su padre; si no tiene parientes paternos, del soberano; una mujer no debe nunca de gobernarse a su antojo.[v]

Otra religión ampliamente extendida en oriente es el Islam, que comparte junto con el Judaísmo y la Cristiandad cinco apartados o libros, conocidos como Pentateuco (Génesis, Éxodo, Levítico, Deuteronomio y , lo que en resumidas cuentas, los lleva a compartir la esencia de un mismo Dios, ya sea que se le llame Yahvé, Jehová, o Allah. Sin embargo, el Islam ha sido ampliamente criticado por su discriminación en contra de las mujeres, cuestión que aparentemente ha sido desviada de sus enseñanzas fundamentales, en las que se muestran a hombres y mujeres como iguales ante su Dios Todopoderoso Allah. Basta, citar un apartado del Corán (Escrituras sagradas de los musulmanes) para darnos cuenta de ello:

“Dios ha preparado perdón y magnífica recompensa para los musulmanes y las musulmanas, los creyentes y las creyentes, los devotos y las devotas, los sinceros y las sinceras, los pacientes y las pacientes, los humildes y las humildes, los que y las que dan limosna, los que y las que ayunan, los castos y las castas, los que y las que recuerdan mucho a Dios". (Sura 33, Aya 35)[vi]

“Nunca despreciaré el trabajo de quien obre de vosotros, sea hombre o mujer, ya que lo uno es de lo otro”. (Corán 3:195)5

 
No obstante, es fácilmente observable en las musulmanas un comportamiento exageradamente “disciplinado”, que se hace evidente desde el portar el velo o Hijab, hasta su sumisión a la modestia, y que los hombres pertenecientes al Islam (e incluso algunas mujeres) justifican alegando obediencia a un Dios supremo y sus sagradas reglas, mostradas increíblemente en uno de sus pasajes:

“Y diles a las mujeres creyentes que bajen su mirada (de ver cosas prohibidas) y que protegen sus partes privadas (de actos sexuales ilícitos) y que no muestren su belleza mas que lo que tiene que verse, y que sus velos cubran su rostro”. (Corán 24:31) 6

 
Las religiones de la cristiandad (llamadas así por ser seguidoras de las enseñanzas de Jesús, supuesto hijo del Dios Yahvé o Jehová) son diferentes solo en cuanto a la forma en que interpretan sus Sagradas Escrituras (la Biblia[vii]y[viii]), aunque en esencia, las enseñanzas deberían ser las mismas. Sin embargo, la balanza del poder se inclina de sobremanera hacia los hombres en la Biblia, induciéndolos incluso, a la discriminación hacia la mujer:

“A la mujer dijo (Dios): <Aumentaré en gran manera el dolor de tu preñez; con dolores de parto darás a luz hijos, y tu deseo vehemente será por tu esposo, y él te dominará>”. (Génesis 3:16)

Dios a Moisés: “En caso de que una mujer conciba descendencia y en efecto dé a luz un varón, tiene que ser inmunda siete días; como en los días de la impureza cuando está menstruando será inmunda…No debe tocar ninguna cosa santa, y no debe entrar en el lugar santo hasta que se cumplan los días de su purificación…si da a luz una niña, entonces tiene que ser inmunda catorce días…”(Levítico 12:1-5)

 
Los cristianos defienden sus posturas mencionando que las enseñanzas de Jesús vinieron a modificar, o de-construir como hacia mención Bourdieu4, las ideas antiguas respecto de la mujer (como las anteriormente citadas), sin embargo, también en el Nuevo Testamento podemos encontrar gran cantidad de referencias al respecto:

“Como en todas las congregaciones de los santos, las mujeres guarden silencio en las congregaciones, porque no se permite que hablen, sino que estén en sujeción, tal como dice la Ley. Pues, si quieren aprender algo, interroguen a sus propios esposos en casa, porque es vergonzoso que una mujer hable en la congregación.” (1 Corintios 14:33-35)

“…Adán no fue engañado, sino que la mujer fue cabalmente engañada y llegó a estar en transgresión.” (1 Timoteo 2:14)

“La cabeza de todo varón es el Cristo; a su vez, la cabeza de la mujer es el varón; a su vez, la cabeza del Cristo es Dios” (1 Corintios 11:3)

 
Aunque el pensamiento en realidad evolucionó, no fue lo suficiente para dar la misma igualdad de derechos a ambos géneros, y ello puede ser notado en casi todas las hermandades cristianas existentes alrededor del mundo. Así, por ejemplo, los cargos importantes de los Testigos de Jehová son ocupados única y exclusivamente por hombres, de hecho, son estos los únicos que tienen permitido dar discursos frente a su congregación[ix]; las mujeres pentecosteses no deben portar ningún tipo de joyería (excepto reloj) ni maquillajes; y claro, no existen mujeres obispos o papisas en la iglesia católica, de hecho, es indebido que una mujer oficie una misa o porte en sus manos el símbolo principal de dicha religión: el santísimo.

Para casi todo cristiano (y cristiana) tradicionalista, es justo el versículo de la Biblia citado anteriormente (1 Corintios 11:3) el que da la pauta para la defensa de su postura “no racial” según ellos: Salvo Dios, todos se someten a una autoridad superior, incluso Jesús, por tanto, el hecho de que la Biblia encargue al hombre la dirección de la congregación y la familia no rebaja a la mujer, pues ambas instituciones requieren que él y ella cumplan sus respectivas funciones con amor y consideración, según dicen.

Sin embargo, tal como hemos visto, los libros bíblicos del Nuevo Testamento debatidos no solo en este ensayo, sino en todo discurso a favor de la igualdad de género, no son los Evangelios que narran las verdaderas enseñanzas de Jesús, sino libros escritos por el posteriormente llamado apóstol suyo: Pablo, quien, dicho sea de paso, nunca convivió en forma directa con Jesús, sino más bien, era uno de sus principales perseguidores. Tanto los textos canónicos como los apócrifos que narran las historias de Jesús en vida, hacen mención en varias ocasiones del respeto, admiración y afecto que él sentía para con las mujeres, llegando a suponerse incluso, que su discípulo consentido era mujer (la llamada María Magdalena en la Iglesia Católica), a la cual pedía se le tuviera trato especial por parte de los demás discípulos. La misma madre de Jesús, María, juega un papel relevante en la descripción de la historia de este, y aunque existe confusión en la interpretación de las últimas horas de su vida, casi todas las traducciones de la Biblia coinciden en que, antes de morir, encomienda su madre a Juan, pero también lo hace de forma contraria, lo que muestra nuevamente la igualdad de condiciones de género que Jesús profesó a lo largo de toda su peregrinación:

“Entonces Jesús, al ver a su madre y al discípulo a quien él amaba, de pie allí cerca, dijo a su madre: <Mujer, ¡ahí está tu hijo!>. Entonces dijo al discípulo: <¡Ahí está tu madre!>”.

Sin la intención de poner en tela de duda la existencia de uno o varios Dioses, me atrevo a decir que quizá no sea la invención de las Escrituras Sagradas las culpables de la discriminación femenina en sí (aunque es claro que en parte, para ello fueron hechas, y para la dominación del pueblo en general), sino la dependencia que el humano muestra respecto de ellas, y referente a la necesidad de mantenernos controlados o dominados en todo momento, aunque sea por una entidad creada por uno mismo.

En conclusión, tanto en el cristianismo, como en casi todas las otras religiones revisadas a lo largo del presente ensayo, la sumisión, y por tanto discriminación de la mujer, es una dominación aceptada, tal como Bourdieu menciona en su post-scriptum sobre la dominación y el amor, llevándome a deducir que:

“La discriminación de la mujer en la religión es muestra del amor y la obediencia incondicional de ésta hacia su Dios, y pretexto perfecto del hombre para mantenerla dominada.”



[i] García Canal, Ma. Inés, 2001, “Foucalt y el poder”: México, DF: UAM Xochimilco.

[ii] Beltrán del Alizal, M, 1979, “El antiguo Egipto”, Barcelona: Bruguera.

[iii] “Mitología griega y romana - Divinidades y creaciones mitológicas”, tomado de http://www.apocatastasis.com/mitologia-griega-romana.php, Consultado por última vez el 13 de Octubre de 2007.

[iv] Bourdieu, Pierre, 2000, “La dominación masculina”, Barcelona: Ed. Anagrama.

[v] Borrás, Eduardo, 1945, “Leyes de Manú : instituciones religiosas y civiles de la India”, Buenos Aires: Schapire

[vi] “El Sagrado Corán”, citado en http://www.islamenlinea.com/lamujer/mujer2.html, Consultado por última vez el 10 de octubre de 2007.

[vii] “Traducción al nuevo mundo de las Santas Escrituras”, 1987,  New York, USA: Watchtower Bilble and tract society of New Cork, Inc

[viii] Versión de de Reina, Casiodoro, 1569, Revisada por Cipriano de Valera, 1602, La Santa Biblia”, Corea: Sociedades Bíblicas Unidas. Última revisión en 1960, impreso en 2001

[ix] Web Site de los Testigos de Jehová: http://www.watchtower.org/ Consultado por última vez el 14 de octubre de 2007

Por Enrique Viveros Grimaldo - Publicado en: Religión
Escribir un comentario - Ver los 1 comentarios
 
Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso